Audi A4 Avant 2.0 TDI y 3.2 FSI (B7/8ED)

Audi A4 Avant

  • Fecha: abril de 2006
  • Unidades probadas: A4 Avant multitronic y A4 Avant quattro 6 vel.
  • Motorización: 2.0 TDI DPF (BMM 140 CV) – Diesel y 3.2 FSI (AUK 255 CV) – Gasolina
  • Calificación: 4/5
  • EuroNCAP: 4/5, 30 puntos (generación B7 equivale a B6, ver informe completo)

Un familiar diferente

Deportivo y familiar suelen ser conceptos opuestos, pero no en el caso del A4 Avant. La experiencia de la marca de Ingolstadt ha dado lugar a un coche que mezcla lo mejor de cada mundo con ventajas añadidas, como ser de los más seguros de su segmento, los más potentes, los más lujosos… y naturalmente, de los de factura más abultada. El 2.0 TDI automático y el nuevo 3.2 FSI con tracción integral son los protagonistas de este análisis.

Buscar unidades de ocasión de Audi A4 Avant

Exterior

La nueva tendencia de diseño de Audi, iniciada con la aparición del concept car Nuvolari, ya ha sido adoptada por toda la gama. Hay un antes y un después respecto al A4 Avant previo (B6), no se trata de un mero lavado de cara. La tercera generación del conocido familiar de los 4 aros ha crecido 41 milímetros de longitud, sobre todo por el nuevo diseño. En la parte delantera, la parrilla frontal es lo primero que llama la atención, el resultado es una apariencia más poderosa y más estilizada. Los grupos ópticos tienen un diseño más moderno y según versiones, funciones adicionales. Una novedad de esta generación es que los paragolpes son del mismo color que la carrocería.

Visto desde un lateral, no se aprecian cambios vistosos de una generación a otra, más o menos son iguales. Las barras longitudinales superiores, ya sean en aluminio o negras, son opcionales en toda la gama. En cuanto a los contornos de las superficies acristaladas, realizados en aluminio, son equipamiento de serie, opcionalmente se pueden adquirir de color negro. Entre el equipo opcional cabe plantearse el doble acristalamiento (mejora insonorización y seguridad personal) o las lunas oscurecidas.

La parte trasera también ha sido modificada por el nuevo diseño al incorporar un pequeño apéndice a la altura del piso. Los grupos ópticos de 2 piezas terminan de identificar al nuevo A4 Avant. Exceptuando el diesel de acceso -1.9 TDI- todos los modelos llevan insignia de cilindrada, además de la insignia de motor (TDI, FSI, T…). Estos detalles se pueden suprimir sin coste alguno para el cliente. Por último, todos los Avant tienen llantas de aleación, además, existe un amplio catálogo de llantas opcionales con diferentes diseños y tamaños. Los más exigentes pueden solicitar en opción el kit “S Line”, que ofrece una imagen más agresiva por fuera y detalles deportivos de interior.

Audi A4 Avant

Interior

El interior del A4 Avant es una maravilla. Da igual que hablemos del interior sin personalización, el más lujoso o el más deportivo, la calidad de la terminación y de los materiales escogidos es muy elevada, tanto a la vista como al tacto. Las posibilidades son tan amplias que bien merecerían un análisis completo en el que no vamos a entrar.

Las características a destacar del interior son espacio, calidad, confort y ergonomía. En cambio, flaquea un poco el carácter práctico de las plazas traseras, por la ausencia de portaobjetos específicos que vendrían muy bien para los pasajeros más jóvenes. Los pasajeros del A4 viajan con la comodidad propia de vehículos de alta gama en la mayoría de situaciones de conducción, únicamente pudimos objetar el excesivo rebote de la suspensión deportiva rodando a alta velocidad por asfalto de calidad media. La insonorización y el aislamiento, como no podía ser de otra forma en un Audi, son de primera. La sensación de velocidad aparente es menor de la que creemos en principio.

Conductor y acompañante disponen de varios lugares para depositar pequeños objetos y tienen todos los mandos necesarios a mano en las ubicaciones más adecuadas posibles; sobre todo el conductor, que se aloja en un puesto de conducción muy cómodo y deportivo. Todos los mandos se localizan enseguida y se manejan con mucha facilidad. Los modelos multitronic y tiptronic aportan un indiscutible confort adicional, librándonos de la tarea del cambio. Con las levas tras el volante, ni siquiera hace falta mover las manos.

Los asientos delanteros, ya sean de serie o deportivos, garantizan una sujección óptima de sus ocupantes. Nuestro A4 Avant 3.2 montaba los asientos más exclusivos, firmados por Recaro, que seguirían cumpliendo perfectamente su papel rodando unas cuantas vueltas por un circuito cerrado. En la parte de atrás, los asientos laterales son estupendos y hay espacio suficiente para que 2 adultos se sienten cómodos aun viajando delante ocupantes corpulentos. La plaza central es más estrecha y es más adecuada para un niño o un apuro puntual, además el respaldo es un poco duro. Dicha plaza se puede convertir en una mesilla con doble porta bebidas. Un último apunte sobre los Recaro: la plaza central trasera, debido a la sujección lateral de las 2 plazas colindantes, es más incómoda.

En cuanto a soluciones típicamente de “ranchera”, podemos destacar el enganche a mitad de habitáculo para montar una red separadora -para transportar animales- o la versatilidad del maletero. El espacio de carga es de 422 litros, aumentables a 442 si se retira el falso piso. Al abatir los asientos completamente, se forma una superficie de carga prácticamente lisa. Se puede “separar” el espacio de carga del habitáculo mediante una pequeña red plegable que se extiende desde los cabeceros, para recudir la incidencia solar. Se puede ocultar el contenido del maletero con una lona plegable muy fácil de poner -y de quitar, si pisamos un bache fuerte, se puede soltar. Es una lástima que el paquete maletero, con red para equipaje, porta bolsas… sea opcional. Sin embargo dispone de compartimentos laterales y una toma de 12V. Bajo el falso piso se ubica la rueda de repuesto, de igual medida que las demás, o el kit de reparación.

Audi A4 Avant

La conducción

Hemos probado 2 conceptos diferenes dentro de la gama. En primer lugar probamos el diésel de 140 caballos con caja automática y tracción delantera, después condujimos el FSI V6 con tracción quattro y cambio manual de 6 velocidades.

El TDI es un motor de 2 litros, bastante conocido dentro del grupo VAG. La combinación de este diésel con el cambio multitronic -variador continuo- no casa tan bien como el cambio DSG/S tronic, que no está disponible para la gama A4 todavía. La conducción es un poco áspera, el cambio exprime al motor desde el régimen más bajo posible. Por otro lado, al usar variador, el consumo es más sensible que en el modelo de cambio manual. La media es de 6 a 7 litros. En cuanto a extremos, el consumo mínimo obtenido fueron 4 litros y medio, 10 como máximo en poblado, acelerando y frenando con mucha frecuencia.

En su favor hay que decir que el cambio es muy suave y responde con agilidad incluso solicitando todo su potencial con el programa “Sport”. No se aprecian tirones ni brusquedades de ningún tipo, tan sólo cierta rumorosidad. Hay que tener en cuenta que el par motor de este TDI es prácticamente el mismo que el de su “oponente” en la prueba, el 3.2 FSI (en un banco de potencia, las cifras reales son superiores). A la hora de adelantar, entre 6 y 7 segundos bastarán para pasar de 80 a 120 km/h. Con su enorme depósito, es capaz de hacer más de 1.000 kilómetros con facilidad. Como contrapunto, vibra lo suyo al ralentí, y más si en el exterior hace frío.

Por su parte, el 3.2 FSI combina lo mejor de los V6 con la tecnología FSI, es decir, inyección directa de gasolina. La diferencia se nota en la ausencia de tirones de cualquier tipo, mejor rendimiento y una curva de par más amplia, que reduce la necesidad de cambiar y aumentar el placer de conducción. Nuestra unidad era de cambio manual, con un embrague bastante sensible. Quien no esté habituado a conducir un coche tan potente -255 CV- con cambio manual, se le va a calar unas cuantas veces. El empuje es tan suave que parece que el motor es menos potente de lo que es, pero hay que tener cuidado con el velocímetro.

Los consumos son los que cabe esperar en un motor grande: 9 l/100 conduciendo tranquilo, 10-11 de media en condiciones generales y conduciendo sin prestar atención al consumo, la media puede rozar los 14 litros. Hablando de V6 puede no parecer mucho, pero algunos motores de la competencia ofrecen resultados mejores. Se muestra bastante silencioso, incluso rodando a alta velocidad.

El A4 de tracción delantera ya nos pareció bastante estable para ser un familiar, es prácticamente igual que la berlina. Cuando se rueda al límite, se inclina poco, se agarra de maravilla y el ESP -de serie- actúa en el momento justo que se le necesita. La suspensión deportiva mejora sensiblemente el agarre, sobre todo en conducción rápida y no supone apenas merma de confort. No obstante, preferimos la suspensión convencional. Con la tracción quattro, se mejora el comportamiento aún más. En seco, la diferencia se nota rodando muy fuerte en zona de curvas cerradas o en firmes un poco deslizantes. No hace falta mencionar que la tracción integral quattro es de las mejores que existen y proporciona al A4 una estabilidad monolítica en cualquier situación.

Con esta transmisión, recuperar el coche en una situación peligrosa será más fácil, y aunque no sea amigo de la conducción deportiva, no olvide el plus de seguridad que supone para usted y los suyos. Si vive en una zona de clima complicado, es muy recomendable adquirir un quattro. Las únicas pegas del sistema son un menor depósito de combustible (7 litros menos) y que el coche va un poco más “pesado” que en su equivalente de tracción delantera, y eso se traslada al consumo.

No podemos olvidarnos de otros elementos, como la dirección. De tipo servoasistida -y en función de la velocidad según motor- es una de las mejores direcciones asistidas del mercado, por su precisión, la comodidad de manejo y el tacto del volante. Los frenos son magníficos en cualquier situación y son capaces de aguantar un castigo moderado, manteniendo su capacidad de sujetar los 1.500 kg. de masa del Avant. Evitan el temido efecto “fading” por fatiga de los materiales de fricción -al aumentar automáticamente la presión sobre los discos- y la pérdida de eficacia sobre mojado, ya que los discos se secan sin que lo percibamos al encontrarse húmedos. Acerca de las palancas de cambio, la automática está un poco dura y la manual tiene recorridos marcados y precisos, si bien otros modelos del grupo VAG montan palancas con guiado aún más preciso.

En resumidas cuentas, el coche se comporta perfectamente y se consolida como uno de los familiares más seguros y estables del mercado.

Audi A4 Avant

Equipamiento

En la compra de un familiar de esta categoría, el Audi no se posiciona como el mejor equipado de sus rivales y sus opciones son caras. Un A4 Avant de precio base de 30.000 euros se puede acercar peligrosamente a los 50.000-60.000 con algunos extras estrella, como los asientos Recaro, luces bixenon direccionables, calefacción de invierno (calienta el coche antes de subirnos en él), techo solar, llantas Audi Exclusive, sistema de navegación, altavoces BOSE… Si valora más el equipamiento que las prestaciones o el comportamiento, tal vez deba considerar otras posibilidades.

El equipamiento de serie del A4 Avant consta de climatizador bizona, dirección asistida, asiento conductor con regulación manual en altura y longitud, volante de cuero de 4 radios, radio CD Concert de 10 altavoces, elevalunas eléctricos, ordenador, regulación automática de las luces, faros antiniebla, inserciones en aluminio, retrovisores con regulación eléctrica, etc. Los extras disponibles son muy numerosos. La factura se encarecerá, pero se puede configurar un A4 de auténtico lujo, digno de compararse con automóviles muy exclusivos de gama alta.

Seguridad y Audi son términos muy unidos de la mano. Como ya hemos dicho, el A4 Avant es uno de los familiares más seguros del mercado, hay que tener en cuenta su numeroso equipamiento: 5 cinturones de 3 puntos (delanteros con pretensor y limitador de esfuerzo, traseros con limitador de esfuerzo), 5 cabeceros (los delanteros activos), recordatorio de cinturón para plazas delanteras, airbag de conductor, pasajero, laterales y de cortina -los traseros laterales son opcionales-, estructura reforzada, ABS, EBV, SAFE (asistente de frenado), ESP para toda la gama, secado automático de los frenos, alarma, inmovilizador, botiquín, corte de la bomba de combustible en modelos gasolina, etc.

Audi A4 Avant

Valoración general

A4 Avant 2.0 TDI

A favor En contra
– Motor satisfactorio. Potencia y rendimiento equilibrados – Motor áspero con multitronic
– Seguridad activa y pasiva de primer nivel – Filtro de partículas diesel opcional
– Confort elevado – Precio elevado, opciones caras

A4 Avant 3.2 FSI

A favor En contra
– Exquisito motor, amplia curva de par, consumo moderado – Rendimiento mecánico un poco mejorable
– Con tracción quattro, comportamiento intachable – Mejor con cambio automático, embrague nervioso
– Placer de conducción por encima de la media – Precio elevado, menos interesante que 3.0 TDI

Entre la deportividad más elevada, BMW y la comodidad, Mercedes, Audi se sitúa en un término medio con el A4 Avant. Si estamos buscando menos deportividad y más equipamiento, amén de un menor precio, tenemos el C5 Break, 407 SW, Mondeo familiar, Laguna Grand Tour, Opel Vectra SW, etc. ¿Su decisión es a favor del Audi? Bien, consideremos pues las posibilidades de la gama.

Para empezar, los TDI son generalmente más atractivos que sus homólogos gasolina. Por ejemplo, el 1.9 TDI de 105 CV apenas cuesta 300 euros más que el 2.0 gasolina de 130 CV y el escalón siguiente, 2.0 TDI de 140 CV, prácticamente cuesta lo mismo que el 1.8 Turbo de 163 CV. A menos que sea un amante de los motores de gasolina y el consumo le importe poco, los TDI se colocan en ventaja. Incluso el 3.0 TDI de 204 y 233 CV sale más económico que el 3.2 FSI, y no hace falta decir que el rendimiento del turbodiesel V6 es muy superior al del atmosférico de gasolina.

Si a pesar de lo expuesto, sigue deseando un buen motor de gasolina, considere estas opciones: 2.0 TFSI de 200 y 220 CV. La combinación explosiva de inyección directa y turbocompresor permite tener consumos parecidos al del V6 pero con un tirón notable en las recuperaciones y poca diferencia en prestaciones y cómo no, en precio. Por otro lado, nuestra sugerencia es optar por la tracción quattro siempre que sea posible y si adquirimos un diesel, comprar el filtro DPF. Es poco dinero y contribuiremos a contaminar menos.

Audi A4 Avant

Características técnicas

A4 Avant 2.0 TDI

  • Cilindrada: 1.968 cm³
  • Motor: 4 cilindros longitudinales (140 CV)
  • Par máximo: 320 Nm CEE a 1.750 – 2.500 RPM
  • Peso en vacío: 1.530 kg.
  • Velocidad máxima: 201 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,2 s
  • Transmisión: Automática CVT de 7 relaciones
  • Consumo urbano: 8,1 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,9 l/100 km
  • Consumo mixto: 6,0 l/100 km
  • Combustible: Gasóleo
  • Capacidad del depósito: 70 litros
  • Capacidad del maletero: 442 a 1.354 litros (asientos abatidos)
  • Neumáticos: 205/55 R 16 W – 7J x 16

A4 Avant 3.2 FSI

  • Cilindrada: 3.123 cm³
  • Motor: 6 cilindros en V transversales (255 CV)
  • Par máximo: 330 Nm CEE a 3.250 RPM
  • Peso en vacío: 1.590 kg.
  • Velocidad máxima: 250 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,6 s
  • Transmisión: Manual de 6 velocidades
  • Consumo urbano: 15,8 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 7,6 l/100 km
  • Consumo mixto: 10,7 l/100 km
  • Combustible: Gasolina sin plomo
  • Capacidad del depósito: 63 litros
  • Capacidad del maletero: 442 a 1.354 litros (asientos abatidos)
  • Neumáticos: 215/55 R 16 Y – 7J x 16

Audi A4 Avant 2.0 TDI (B7/8ED)

Créditos: Carlos del Valle Cifuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *